Una cena frente a la Acrópolis

, , Comentarios cerrados

acropolis

“Una experiencia única y exclusiva”. Así definen sus impulsores la iniciativa ‘Dinner in the Sky’, “cena en el cielo”. Para los que no sepan de qué estamos hablando, ‘Dinner in the Sky’ consiste en unas cenas que se celebran a unos 50 metros sobre el nivel del suelo. En los últimos nueve años han pasado por la Torre de Londres, la playa de Copacabana en Rio de Janeiro, la Torre Eiffel o el Atomium de Bruselas; y ahora las cenas en el cielo llegan a Atenas, donde podremos cenar frente a la Acrópolis.

A diferencia de ocasiones anteriores, la plataforma se situará a 40 metros de altura, y no a los 50 habituales, para que los comensales puedan disfrutar de la Acrópolis a la altura de los ojos y no tenerla por debajo. Hasta esos 40 metros se elevará la plataforma que ejerce como comedor, que incluye 22 asientos dispuestos alrededor de una gran mesa cuadrada. Una grúa eleva la plataforma hasta la altitud perfecta para disfrutar de una vista del monumento de la que muy pocos pueden disfrutar.

Pese a que con las espectaculares vistas de la Acrópolis, el monte Likabeto y el mar es difícil centrarse en la comida, el menú se adapta a la cocina del país, utilizando productos típicos de la gastronomía griega. Dos cocineros helenos serán los encargados de preparar el menú y de servirlo en las alturas, donde estarán acompañados por un barman que se encargará de la elaboración de diferentes cócteles.

Junto a ellos habrá un responsable de seguridad, algo muy importante en estas cenas. Para poder participar en ellas hay que medir más de 1’50 por razones de seguridad, siguiendo la norma europea de los parques de atracciones; y los 22 comensales estarán en todo momento con el cinturón abrochado. Si sois de los que tienen miedo a volar, desde ‘Dinner in the Sky’ aseguran que la sensación no se parece en nada a la de estar en un avión o a asomarse a un balcón.

Acabaremos hablando del dress code. Seguramente esta sea la única cena con un precio de 120 euros en la que no hace falta ir de etiqueta, sino que lo importante es ir bien abrigado para soportar las inclemencias del aire y no caer enfermos el día siguiente. Pese a los calefactores que hay instalados en la plataforma, no es fácil combatir el frío en las alturas. Tenemos dos meses antes de que la plataforma se traslade a Salónica, y se sospecha que también podría pasar por Mykonos o Santorini.

Más información: La Vanguardia

Foto: Galería de Faustino