Un jardín de película en Buenos Aires

, , Leave a comment

Coppola

En medio del caos que se respira en la capital de Argentina hay un remanso de paz. Se trata del jardín que enamoró al mismísimo Francis Ford Coppola. Un espacio verde que se ha convertido en un hotel en el que el cineasta de Hollywood pasó más de tres años de su vida viviendo gracias a la gran impresión que le produjo cuando por causas de un rodaje en Buenos Aires se hospedó allí. Un flechazo demasiado fuerte para dejarlo escapar.

El jardín se encuentra en el epicentro del vistoso barrio de Palermo Soho de Buenos Aires. Un espacio que por su belleza paisajística, que se debe en gran medida a la cuidada ornamentación de las fachadas de los edificios, y por la zona dónde se encuentra, a penas quince minutos del centro de la capital, es uno de los barrios más exclusivos y más caros de la ciudad.

El hotel es propiedad de la cadena hostelera, Be Bourbon que ofrece un total de seis habitaciones en la que destacan la Suite Francis, dónde vivió el director de cine, la Suite Ellie, que es dónde se alojaba su mujer y la habitación Córtazar, dedicada al genio latinoamericano de las letras. Las habitaciones no se pueden reservar de manera individual por lo que como mínimo para poder hospedarse hay que ocupar dos habitaciones.

El hotel cuenta con todo tipo de lujos y detalles que nos dejarán pasmados al ver hasta a qué nivel se piensa en las necesidades del cliente. En el complejo del hotel podremos encontrar una hermosa piscina climatizada gracias a la energía solar de las placas del hotel. Realmente es placentero darse un chapuzón agua tibia y ver por los cristales de la piscina una bonita panorámica del jardín. También tenemos un cheff personal por si nos apetece hacer un asado argentino, de este modo podremos saborear una de las tradiciones argentinas más universales.

No obstante, no fue el lujo y la proximidad del personal del hotel lo que enamoró a Francis Ford Coppola. El cineasta quedó fascinado con el jardín en tres niveles que te hace pensar que estás en medio de un bosque perdido en la montaña. Una curiosa sensación idónea para deshinibirse, buscar inspiraciones y en definitiva para pensar en diálogos, imágenes y filmaciones que imaginaba en su cabeza y que luego plasmaba con su objetivo. Un lugar dónde desconectar de la rutina es simple y te cautiva por la belleza, todo ello a quince minutos del centro de Buenos Aires.

Si el jardín preferido de Coppola te ha cautivado, puedes reservar aquí tus hoteles en Buenos Aires online y sentirte como se sintio el lauredo director de cine.

Vía: Jardín Esconcondido

Imagen: C2MTL

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado