Un brunch en Madrid

, , Comentarios cerrados

brunch

Cafeína, vitaminas y, por qué no, alcohol. Hablamos del brunch, esa mezcla entre el desayuno y la comida que se ha popularizado en los últimos años debido a la influencia de la cultura anglosajona y de la que también podemos disfrutar en España. En este post os vamos a presentar los mejores brunch de Madrid entre mesas de madera y baldosines.

Habrá quien diga que el brunch es postureo, así que vamos a empezar en su máximo exponente, La Infinito, en Lavapiés. Además de las cuatro opciones de brunch, podemos disfrutar de jazz en directo. El tercer domingo del mes celebra el Brunch Musical, y el último Brunch Comedy, con monólogos incluidos. También hay jazz, pero solo los segundos sábados del mes, en El Ferry, un local mítico de Chamberí que mantiene sus baldosines azules y las lámparas de los años 30.

Uno de los brunch más completos que encontramos en Madrid es el del Mür, con un menú dulce, otro salado y un tercero que los combina. No faltan los ingredientes típicos del desayuno americano: bagels, bacon al horno, salmón ahumado, huevos… Más cocina americana: en Roll Madrid encontramos desde las hamburguesas con bacon y queso a los huevos rancheros, pasando por la chimichanga (torta rellena de huevo, arroz, salchicha, frijoles y salsa ranchera), ideal para hacer frente a la resaca.

Si prefieres la cocina francesa a la americana no puedes perderte Fonty Madrid, muy cerca del Retiro. A sus crêpes saladas y omelettes se suma lo mejor de la pastelería tradicional francesa. Otra opción para probar las minidelicias francesas es el Vacaciones Cocktail Bar, en Malasaña, un chiringuito de playa abierto todo el año en una ciudad sin playa. E igual que a la playa, podemos ir con nuestro perro.

A los estómagos más difíciles de saciar les proponemos El Arquibar: la traviesa de Conde Duque. Allí probaremos bizcochos o cookies caseros, embutidos de Salamanca, cecina de León o tortillas de dos huevos camperos. En cuanto a bebidas, disfrutaremos del café y con sus zumos de frutas. El brunch dura dos horas, hay un par de turnos y por si fuera poco también puede incluir una manicura.

Estas son solo algunas opciones, pero Madrid tiene muchos más brunchs: Pipa & Co, en Chamartín, con sus huevos benedictinos; el Punk Bach, en la Castellana, conocido por sus cócteles; el Ganz Café-Bistrot, con hasta seis platos principales a elegir o el Martínez Bar, muy económico e incluye bebida, zumo, un bagel y tarta a elegir entre las que nos quedamos con la de queso.

Via: MSN

Foto: Basheer Tome