Tromso, la capital de Laponia

, , Comentarios cerrados

tromso

Uno de los grandes espectáculos que la naturaleza nos regala en Europa son los fiordos noruegos. No son pocos los que deciden verlos desde el mar, ya sea en una excursiónen barco o a bordo de un crucero, desde donde podrán visitar varias ciudades de la costa noruega. Podemos encontrar increibles precios en cruceros con Costa Cruceros aquí y visitar ciudades como Tromso, considerada la capital de Laponia, parada obligatoria para los cruceros que recorren el norte de Noruega.

Tromso está en el Círculo Polar Ártico, lo que nos permite disfrutar de la aurora boreal durante los meses de invierno. Otro fenómeno natural que se da en Tromso es el sol de medianoche. Aunque por latitud debería verse del 18 de mayo al 26 de julio, las montañas lo tapan y solo permiten disfrutar de él entre el 21 de mayo y el 21 de julio; y desde finales de abril hasta mediados de agosto no habrá ningún momento de oscuridad total.

Si llegamos a Tromso en crucero tendremos poco tiempo para disfrutar de la ciudad, pero una de nuestras paradas obligatorias es la Catedral Ártica. Se trata de un edificio reciente, construida en 1965, que se ha convertido en el emblema de la ciudad gracias a una estructura inspirada en los paisajes árticos y a su mosaico de cristal. Para amenizar la espera del sol de medianoche se celebran en ella los Conciertos al Sol, que van de principios de junio a mediados de agosto, y sacan el máximo partido a la acústica del edificio.
Otra posibilidad de disfrutar del sol de medianoche es hacerlo a bordo del teleférico de Storsteinen, que en verano está abierto hasta la 1 de la madrugada. Une la ciudad con esta montaña, a 420 metros de altitud, y permite disfrutar de las mejores vistas de Tromso, los ríos y las montañas que la rodean. Más curiosidades, los jardines botánicos más septentrionales del mundo, con plantas árticas y alpinas de todo el mundo, incluida la amapola azul del Himalaya o las lewisas de las Montañas Rocosas.

En el Centro Científico encontraremos exposiciones relacionadas con el Ártico y el clima, la energía o el medio ambiente; mientras que los niños disfrutarán en Polaria de las focas barbudas que hay en el acuario. Pero lo que no podemos hacer es abandonar Tromso sin pasear por su centro construido en madera. Los edificios neoclásicos se mezclan con los de otras épocas, y desde allí nos podremos desplazar a los principales atractivos y a los museos de la ciudad.

Más información: Visit Norway

Foto: Michael Hanisch