Tahití el paraiso terrestre

, , Leave a comment

tahití

Si algún lugar se parece al paraíso en nuestro planeta ese es Tahití. La belleza de la isla y del resto de la Polinesia francesa es asombrosa. En ella nos encontraremos paisajes que parecen haber salido de nuestros mejores sueños. Enormes playas blancas bañadas por agua cristalina. En Tahití nos sentiremos como auténticos reyes del paraíso gracias a la hospitalidad de su gente. Un destino que por lo menos se ha de visitar una vez, pero seguro que si lo pruebas repetirás.

Tahití y el resto de islas de la Polinesia francesa como Bora-Bora o Moorea disfrutan de un clima tropical. En estas tierras los días se cuentan por jornadas de sol, el tiempo siempre es agradable e invita a disfrutar de los muchos placeres que ofrecen las islas. La diversión no acaba en las islas más famosas, si buscamos intimidad o si eres un apasionado de las películas de Indiana Jones te puedes aventurar a conocer los cientos de islotes que conforman los archipiélagos.

En total son ciento diez y ocho islas que nos ofrecen alternativas diferentes pero todas con un mismo denominador común: están rodeadas por playas de fina arena y aguas trasparentes y en su interior crecen palmeras. Nos podemos encontrar con islas desérticas para ocultarse de miradas indiscretas o islas con pequeñas elevaciones que nos invitan a subir a la cima para conquistar una panorámica del paraíso. En otras podremos hallar una fauna exuberante a la vez que tímida. En definitiva un mundo para explorar.

Una de las mejores opciones para alojarse en Haití es hacerlo en bungalós. Estas pequeñas casas que recuerdan la arquitectura primitiva de las islas se construyen sobre el mar y la mayoría tienen el suelo de cristal. Es una sensación única, parece que estas caminando sobre el mar. Todavía es más increíble la experiencia si echamos al agua un poco de comida, en pocos minutos nuestro suelo se habrá convertido en un inmenso acuario de peces de colores.

De Haití no te puedes marchar sin realizar un viaje en catamarán. Los tours se pueden comprar en todas las zonas turísticas y no son excesivamente caros. Las embarcaciones son fantásticas, muy ligeras y se levantan escasos centímetros sobre la superficie del mar. La excursión va acompañada de un refrescante zumo de frutas autóctonas y música cálida que te recordará que estás en el paraíso. Únicamente tienes que relajarte y disfrutar.

Vía: Tahití

Imagen: Johnrawlinson

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado