Sri Lanka, la meca del té

, , Leave a comment

sri lanka té

Es en esta isla de Asia donde se cultiva y elabora uno de los mejores tés del mundo y, por eso, desde aquí te proponemos dar un paseo, ya sea virtual o real, por las numerosas plantaciones que se dedican a este producto tan natural.

El té se ha convertido durante unos 150 años en el producto estrella de Sri Lanka y aunque se cultiva en casi todo el país, es en las Tierras Altas, entre Kandy y Lipton, donde tiene mayor protagonismo. Muchos la han llamado la Ruta del Té, que con tan sólo 200 kilómetros, invita a saborear y disfrutar de este paraje casi único en el mundo. Es aquí cuando el paisaje se convierte en algo increíble, donde tendrás que guardar en tu memoria cada rincón visitado.

Empecemos nuestra ruta, con un poco de historia. Allá por 1824, los británicos comenzaron a hacer sus primeros ensayos con plantas de té, pero hasta pasados 40 años no se recogieron ningún fruto. Aunque en realidad tuvieron que esperar a que un hongo destruyera las plantaciones de café que habían repartidas en toda la isla, ya que, como consecuencia de todo esto, un emprendedor de Escocia dio comienzo a las primeras plantaciones de té muy cerca de Kandy. El destino de la isla cambió cuando se empezaron a recoger los primeros kilos de té, los cuales se comercializaban primero en Londres.

Aquí no hay muchos monumentos a destacar, pero lo que sí hay es una industria que gira en torno, ya sea directa o indirectamente, a este producto que cada día gusta más a la gente. Después de visitar los jardines de Paradeniya, llenos de orquídeas y diversas especies de plantas tropicales, hacemos un alto en el camino en la fábrica de Labookekelli, que se ha convertido, sin duda, en una atracción turística al mostrarnos los diferentes pasos del proceso industrial.

En Kandapola, hay un Tea Factory Hotel. Lo que antes era una antigua fábrica de té es ahora un hotel singular en el que puedes llevarte contigo miles de experiencias, entre ellas recoger hojas de té que a la mañana siguiente podrás degustar en el desayuno, o bien llevártelas de recuerdo.

Durante la ruta, una parada obligada es la de Nuwara Eliya, donde hay un gran número de edificios coloniales que están en buen estado de conservación, un campo de golf, un iglesia anglicana de cuando la isla era propiedad de los británicos, y varios hoteles de grandes dimensiones que intentan seguir la tradición colonial. Aquí vale la pena visitar su mercado lleno de alimentos tropicales de todo tipo.

Haputale es otra de las ciudades que no debemos dejar de visitar durante el recorrido del té, que sirve de entrada para ver las antiguas posesiones del que fue Sir Tomas Lipton, creador de la famosa marca de té Lipton. Así, para acabar nuestra ruta del té, nos trasladamos a Lipton Seat, un mirador donde iba el Señor Lipton a contemplar la grandeza de sus propiedades.

Vía: Ocholeguas

Foto: Julie Anne Workman

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado