Sorrento, donde descansan las sirenas

, , Leave a comment

Las magníficas costas de Sorrento

La ciudad de Sorrento se encuentra ubicada en la extremidad meridional del Golfo de Nápoles. El ambiente generado en esta localidad abrazada por los azules del mar, es símbolo de paz y descanso por lo que es destacada en la región. Aquí el color y la viveza de Napoles, se vivirá en volumen bajo y relajado.

Esta pequeña ciudad posee grandes atractivos turísticos, por lo que es perfecta para una estancia de veraneo. Gracias a sus calles angostas y escarpadas los miradores aparecen a cada instante, ofreciendo a la vista extraordinarios paisajes urbanos y naturales. Entre ellos es imperdible la vista de Nápoles y el Monte Vesubio.

Para empezar el recorrido de esta pintoresca ciudad sin duda la plaza Tasso es un buen lugar. Florida y perfumada cobija el monumento a Torquato Tasso, famoso poeta nacido y criado de Sorrento.

Desde allí pueden recorrerse las calles empinadas, dejándose llevar por las pequeñas boutiques, y tiendas de artesanías que ponen en el arte la magia del lugar. En el mismo centro se encuentra la añeaa catedral de Sorrento. En ella, pueden observarse estilos arquitectónicos entrecruzados de varias épocas, generando una edificación que vale la pena conocer.

El inicio de este maravilloso monumento se da en el año 1000, y luego en el 1400 se continua por lo que se hacen evidentes las pinceladas renacentistas. Luego será tocada por el arte bizantino, que realzará su gran belleza.

Otro sitio interesante de conocer es el Museo de Arte de Terranova, allí se guardan obras de arte de toda la región, y también es ´posible pasear por un bello jardín. Sin embargo, una de las grandes sorpresas que depara este lugar es la posibilidad de acceder a una de las más esplendorosas vistas de la península.

Para seguir deleitando los ojos, es menester llegar hasta el Deserto. Esta una antigua ermita carmelitana y ex-convento de los Padres Bigi posee una terraza desde la que se puede estimar el Golfo de Nápoles y el de Salerno, la Península Sorrentina y la isla de Capri.

Sin embargo, si aún se cree que hace falta una pizca de aventura, la opción es llegar hasta Punta del Capo. Aquí se levantan las ruinas de una antigua villa y un pequeño lago llamado “Baño de la Reina Giovanna”. El mismo, presenta una fisionomía mágica, enclavado en las rocas, y gracias a los juegos de la luz, el agua puede verse de colores increíbles.

Fotografía: Flying Cloud en Flickr

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado