Puerto Rico, capital gastrononomía del Caribe

, , Comentarios cerrados

caribe

Quizá los nombres de Wilo Benet, José Santaella o José Enrique no les digan nada, pero sus libros aparecen entre los más vendidos en los Estados Unidos. Son tres de los cocineros más reconocidos de Puerto Rico, la isla Caribeña que se ha convertido en capital gastronómica de la región así que aprovechamos las ofertas en viajes al Caribe con Rumbo para descubrir la cocina puertorriqueña.

Si queréis descubrir la cocina de Wilo Benet, todo un icono en el país, hay que ir al Pikayo, en el Conrad Conrado Plaza Hotel, mientras que Santaella lo encontramos en el barrio del Santurce junto al Mercado de la Placita, de donde proceden sus ingredientes. Su cocina es una de las más sofisticadas, ya que combina la tradición culinaria criolla con las lecciones de sus años de laboratorio al lado de Ferran Adrià.

La gran mayoría de cocineros boriucas se reúnen en abril en la playa del Escambrón, donde se celebra el certamen Saborea Puerto Rico. Además del espectáculo que supone ver a estos cocineros a los fogones bajo el sol caribeño, nos permite conocer sus innovaciones culinarias. Pero no solo de la alta gastronomía vive el país, también podemos disfrutar de la mejor cocina callejera.

Por ejemplo, el Mofongo. Se trata de un plato de orígenes africanos y esclavista, a base de plátano verde -nada de combinarlo con yuca-. Una vez frito se mezcla con mantequilla y se hace un molde para rellenarlo de pollo, camarones, cangrejos, tiras de churrasco, mero, pulpo, verduras y todo lo que podamos imaginar. El mofongo es el plato estrella en Puerto Rico, y en Mayagüez se celebra el Mofongo Challange Tour.

Tampoco podemos perdernos los timbiriches, esos puestos de madera y camiones de comida con olor a fritanga donde se vende cocina rápida. Lo mejor de los timbirinches es que fríen la picadera (el equivalente puertorriqueño a las tapas) al momento y delante del cliente. Entre los más destacados tenemos los ensartados pinchos de tiburón, empanadillas de pescado, carne, sorrullitos o alcapurrias de yautía (similar a la yuca) o guineo (plátano).

Como en toda comida, acabamos este tour gastronómico con el café, una religión en la isla. Aunque nos de respeto, hay que pedir el Café de Puta Madre, una de las marcas más lujosas de Puerto Rico y que cumple con las expectativas. D’Aquí, Coqui o Casa Grande son otras marcas destacadas, aunque cada hacienda produce el suyo. Y aunque parezca un sacrilegio, hay que mojar un Brazo de Gitano Franco en el café. Simplemente delicioso.

Más información: Ocholeguas

Foto: Arnold Gatilao