Por los caminos hacia el valle de la luna en Sudamérica

, , Leave a comment

Habitualmente si en algún buscador colocamos la frase el valle de la luna, es muy seguro que os aparecerá una región Argentina ubicada mas precisamente en la provincia de San Juan, cercana a la cordillera de los Andes.

un paisaje natural más antiguo que la cordillera de los Andes

Pero por el contrario y para el asombro de muchos este nombre también lo lleva un sitio en Bolivia, que es uno de esos destinos increíbles debido a sus paisajes insólitos típicos del antiplano de ese país.

Así como aquí puede visitarse el impresionante Salar de Uyuni, a poco mas de 12 kilómetros de la Paz encontraremos el famosos Valle de la Luna Boliviano.

Este paisaje tan particular tiene origen debido a que se formo por la erosión, del viento y el agua a la parte superior de las montañas a través de muchos siglos, logrando que el panorama de montañas se fuese transformando en este increíble y al mismo tiempo espectacular sitio de picos blancos.

Este también se debe que el suelo no es de roca sino de arcilla, por lo cual fue posible que se forme esta obra de arte que parece un desierto de estalagmitas. Aunque este lugar no es único en Bolivia, ya que hay otro lugar de parecidas similitudes llamado el valle de las Animas.

Un paisaje increible y exotico que vale la pena conocerlo

Aquí estas llamativas formaciones también denominadas chimeneas de hadas se esparcen por todo este vasto territorio dándole una personalidad significativa al verlas erguirse en forma de tuvo, muy similares a los conocidos en Turquía, en la famosa Capadoccia.

Por lo que se puede ver el blanco de todo este territorio, contrastar con el rojizo de las laderas de las montañas, que derivan su tonalidad por la enorme variedad de minerales que van dotando de colores en cada rincón.

Es por ello que llegar hasta aquí es una experiencia realmente inolvidable, en donde recorrer este páramo os mostrara un increíble panorama de edificaciones naturales, que la naturaleza se ha encargado de realizar durante millones de años.

Y que despierta el asombro por su belleza extraordinaria de cientos de colores que van desde las tonalidades terrosas hasta los blancos más puros, como si se tratase de una verdadera obra de arte natural que hubiese escapado de un cuadro.

En donde este valle tan antiguo muestra las huellas de su pasado y la constante evolución del planeta en su paisaje, como si quisiera sacar una fotografía de nuestro satélite natural mas preciado.

Fotografia Flickr

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado