Noruega quiere mejorar su imagen de país cambiando el pasaporte y su moneda

, , Leave a comment

pasaporte

Cuando se trata de llamar la atención del turista, o del que posiblemente sea un visitante potencial para un país, casi cualquier cosa vale para armar una campaña de promoción. Sin embargo, en estos asuntos de publicidad y de marketing, casi siempre lo más creativo lo tenemos en la palma de la mano. Tan solo hace falta darle un par de vueltas. Y eso es lo que parece que han planteado en Noruega. De hecho, desde el país nórdico se han planteado que en realidad los pasaportes podrían tener mucha más utilidad que la de mera identificación de sus ciudadanos, y podrían convertirse en un soporte magnífico para mostrar las bondades de sus paisajes.

Así, ni cortos ni perezosos le han pedido a un estudio de diseño que se encargue del asunto, y los nuevos pasaportes gozan de una identidad corporativa propia de cualquier gran marca, aunque en este caso, la gran marca sea una nación completa; Noruega. Se han fijado hasta en los más pequeños detalles. No solo han llenado las páginas de estos con increíbles paisajes que puedes ver si te acercas a conocerles y por casualidad te los muestra un noruego, sino que también han apostado por diferenciarlos por colores según el tipo, y los colores utilizados son los de la bandera de la nación.

Está claro que no se trata de una labor sencilla, pero el cambio debía darse y al departamento de turismo le pareció una muy buena idea que cada uno de sus ciudadanos o residentes con derecho a pasaporte se conviertan en sus viajes en embajadores de la bella Noruega en la que se dan los fenómenos naturales más extraños como las auroras boreales, o en la que perderse en sus variopintos fiordos.

Por si ya fuese poco lo que te hemos contado para poner en valor a Noruega, también se ha decidido cambiar gradualmente la moneda. Es decir, los billetes y monedas que circulan en su país. Estos también son soportes fantásticos para poder diferenciarse, aportar valor a la marca noruega, y sobre todo, hacer que locales y viajeros acaben dejándose conquistar por ella. A mí particularmente me parece una idea fantástica, y la verdad es que en ninguna ocasión la hemos visto llevar de tal modo al mundo de la promoción turística. ¿Qué opinas de ella? ¿Crees que funcionaría en el caso de España o de tu país?

Imagen: Daniel Lobo

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado