Navega a tu aire las playas de Mallorca

, , Leave a comment

mallorca

¿Quién no ha soñado con navegar a su aire por el Mediterráneo? Mallorca, la isla más grande del archipiélago balear, es uno de esos lugares ideales para descubrir en barco. Navegando a nuestro ritmo, sin depender de nada, podemos descubrir la isla en barco, atracando en los diferentes puertos y disfrutando de unas vistas de uno de los lugares más bonitos de España de las que no todo el mundo puede gozar. Como no todo el mundo puede tener su propia embarcación, os recomendamos que contactéis con alguna empresa de alquiler de barcos en Mallorca.

Podemos elegir barcos de todo tipo: veleros, catamaranes, barcos y yates a motor, goletas… Pero da igual la que elijamos: todo el mundo que lo ha probado insiste en que se trata de una experiencia única. El silencio del mar, la posibilidad de elegir en qué cala fondear el barco, los baños en alta mar y en solitario disfrutando de la naturaleza, los amaneceres y atardeceres, la independencia de horarios…

Dos de las grandes preocupaciones a la hora de plantearse alquilar un barco son la licencia y el precio. Para lo primero, empresas como aBoatTime se encargan de ofrecer un capitán profesional a todo el que quiere alquilar un barco pero no tiene licencia; y sobre el precio, a diferencia de lo que mucha gente cree, no están nada mal. De hecho, si comparamos el coste de alquilar un barco con lo que pagaríamos en un hotel con todos nuestros acompañantes, el barco suele ser más barato que el hotel.

La vida a bordo

La gran diferencia entre la vida en el mar y la vida en tierra es la conexión a la luz. Salvo los barcos de más de 15 metros, no suelen tener generadores de corriente, por lo que la corriente a bordo será de 12 vatios. Para hacernos una idea, es igual a la del coche así que en nuestro equipaje no puede faltar un cargador tipo mechero o un adaptador para poder recargar la cámara de fotos, el móvil, el mp3 o el ordenador.

También debemos tener en cuenta que el agua está limitada. Por eso, aunque hay que gastarla con cuidado, ya que una vez agotados los depósitos tendremos que entrar a puerto para recargarlos y los puertos tienen un horario determinado para ello. No todos los barcos tienen la misma capacidad, ya que según el tamaño de la embarcación, el depósito de agua será mayor o menor.

No podemos olvidar la crema solar, ya que tanto en verano como en invierno nos podemos quemar con el Sol, aunque parezca que no queme mucho. También en invierno nos podemos duchar con agua caliente en el interior del barco, mientras que en los meses más cálido lo más habitual es hacerlo en la ducha exterior del barco. Finalmente, para las excursiones o bajadas a la playa, lo mejor es ir con una bolsa estanca o impermeable en la que podamos meter el móvil, la cartera o las llaves para que no se mojen.

Las mejores playas

Ahora que ya sabemos cómo es la vida a bordo, solo nos falta conocer las mejores playas de Mallorca. Como corresponde a una isla, Mallorca nos ofrece todo tipo de playas. Aunque las de arena son las más habituales, también hay playas de grava, de rocas o de bolos, una nudista y 152 zonas de fondeo. Vamos a conocer alguna de estas playas:

  • Es Trenc: empezamos en un amplísimo arenal virgen, situado al sur de Mallorca, que nos transporta al Caribe. Es el único arenal no urbanizado de la isla, y la gran ventaja del barco en esta playa es que nos evitaremos la masificación de turistas en Es Trenc.
  • Cala de Formentor: la estrella del western John Wayne o el primer ministro británico Winston Churchill son algunas de las personalidades que han pasado por esta cala situada cerca del Port de Pollença, lo que le ha permitido hacerse un nombre en el panorama internacional. Además de sus ilustres visitantes, el kilométrico arenal aislado que la conforma ha contribuido a su fama.
  • Cala Varcas: nos desplazamos hasta el sureste de Mallorca, donde nos encontramos con una de las calas naturales más vírgenes de la isla y también una de las que nos ofrece más actividades para hacer. Los amantes del buceo o la espeleología podrán disfrutar de sus aficiones en las muchas cuevas y galerías subacuáticas. Otra cosa totalmente diferente a lo que estamos acostumbrados a hacer en la playa es el psicobloc, una nueva variante de la escalada deportiva por los acantilados de la isla.
  • Cala Mondragó: acabaremos en esta cala de arena muy fina situada en la localidad de Santanyí está rodeada de pinos y matorrales, lo que la convierte en uno de los entrantes más bellos y grandes de la isla. Además, en 1992 se convirtió en Parque Natural.

Foto: Nina-81

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado