Los aviones de Maho Beach

, , Leave a comment

Imagina que estás en una playa caribeña, disfrutando del sol, de sus aguas cristalinas y su arena blanca, y que de repente se oye un ruido ensordecedor. Todos los bañistas se ponen en pie, buscan sus cámaras y teléfonos móviles y empiezan a hacer fotos a un avión que pasa solo unos metros por encima de vuestras cabeza. Eso es lo que pasa en Maho Beach, una playa situada junto al aeropuerto Princesa Juliana de Sint Maarten, un territorio holandés al sur de una isla compartida con Francia.

Sin lugar a dudas, la presencia de los Boeing 747 y los Airbus A340 a escasos 25 metros de la playa es uno de los grandes atractivos de esta playa. De hecho, Sint Maarten es uno de los puertos del Caribe preferidos por los cruceros para hacer escalas, así que no es nada extraño ver a miles de cruceristas en la playa armados con sus cámaras a la espera del despegue o el aterrizaje de los aviones. La pista 10 es donde más cerca pasan de los bañistas.

Entre las 13:30 y las 17:00 suele concentrarse el tráfico aéreo de esta pequeña isla, así que es el mejor momento para acercarse a la playa y captar imágenes tan espectaculares como las del vídeo que encabeza el post; aunque si eres de los que odian las aglomeraciones siempre puedes ir a la playa el resto del día. Está claro que solo los pilotos más hábiles pueden aterrizar en el aeropuerto Princesa Juliana de Sint Maarten, pero también es verdad que jamás se ha producido ningún accidente.

Con este panorama, no es de extrañar que los aficionados al spotting de aviones (observación y fotografía) tengan uno de sus lugares preferidos en el mundo en Maho Beach. La isla ha sabido vivir con la presencia de los aviones, y no es de extrañar que en muchos bares podamos encontrar un horario de despegues y aterrizajes similar al de cualquier aeropuerto en el que aparezca toda la información sobre los vuelos, e incluso que retransmitan las conversaciones entre los pilotos y la torre de control.

Uno de los efectos negativos de la presencia del aeropuerto junto a Maho Beach es la importante erosión que ha sufrido la playa por culpa de estos colosos del aire. Por ejemplo, ha acabado con toda la vegetación así que no encontraremos árboles ni nada por el estilo que nos proteja del sol. Las corrientes de aire nos pueden empujar al agua, así que no es recomendable la presencia de niños; y sus importantes olas atraen a aficionados al windsurf o el skimboard.

Más información: Sint Maarten

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado