Livorno, la pequeña Venecia

, , Comentarios cerrados

livorno

Quizá no sea la ciudad más llamativa de Italia ni de la Toscana, pero la ciudad de Livorno tiene su encanto. Los canales de su histórico puerto hacen que sea conocida como la pequeña Venecia ya que recuerda a esa ciudad; y el puerto puede ser nuestra puerta de entrada a la ciudad ya que es punto de paso de algunos cruceros del Mediterráneo. Reserva con antelación los cruceros Pullmantur aquí y no te pierdas Livorno ni el resto de ciudades del Mediterráneo.

Livorno tiene sus orígenes en un pequeño pueblo pesquero del Mar Tirreno, que ha evolucionado hasta tener uno de los puertos más importantes de todo el país. Su puerto es irregular, y entra en la parte antigua de la ciudad a través del entramado de canales que evoca a Venecia hasta en su nombre: Venezia Nuova o Porto Medico, ya que la todopoderosa familia Médici fue la que ordenó su construcción en el siglo XVI.

En Venezia Nuova nos encontramos con la Iglesia de Santa Catalina, precisamente del siglo XVI, con su gran cúpula de 63 metros de altura que la convierten en uno de los puntos más elevados de Livorno. Dentro del templo veremos una serie de frescos de Giorgio Vasari; aunque para encontrar a la patrona de la ciudad tendremos que ir a la Iglesia de Santa Giulia, en Via Grande. Además de las reliquias de la santa hay un retablo de la escuela de Giotto.

Más allá de la zona del puerto, no podemos perdernos la Catedral de Livorno ni la Sinagoga judía, un edificio que data de principios del año 1600 situado a escasos metros de la Catedral. Podemos pasear por la Plaza Grande, contempla la estatua de los Quattro Mori (los cuatro moros, de 1595) y dejarnos sorprender por el Duomo. Construido en 1587, este edificio neoclásico sufrió en sus carnes la destrucción de la II Guerra Mundial y tuvo que ser reconstruido.

Los más curiosos se habrán dado cuenta de que la ciudad está rodeada por un canal, el Foso Real, atravesado por puentes como el Voltone, uno de los puentes más hermosos de la Toscana, que conecta con la Plaza de la República. Si el día es bueno, paseando por su paseo marítimo o playas como la de la Bellana, veremos a lo lejos las islas de Elba, Capraia y Gorgona, e incluso Córcega; y si nos da tiempo veremos los edificios estilo liberty del siglo XIX, una variante italiana del art nouveau.

Más información: Turismo Livorno

Foto: Robert Pittman