Husavik, la ciudad de las ballenas

, , Leave a comment

ballena

Hay muchos lugares del mundo donde podemos acudir a ver ballenas, e incluso en algún sitio nos permiten nadar junto a los cetáceos. Uno de los mejores lugares para ver de cerca a las ballenas es Islandia, un país que se caracteriza por la naturaleza y la espectacularidad de sus paisajes; pero antes de echarnos al mar en busca de los cetáceos os recomendamos que hagáis una parada en el Museo de Ballenas de Husavik, el más grande del mundo dedicado a estos animales.

Durante los últimos años, Husavik se ha consolidado como uno de los mejores lugares de Europa para observar ballenas, además de otras especies animales como los frailecillos. Si situación geográfica al norte de la isla, en el mar de Groenlandia, hacen que en este puerto pesquero también podamos disfrutar del sol de media noche entre mediados de junio y mediados de agosto; y para llegar a este pueblo tenemos que cruzar por carretera toda la isla desde Reykjavik, la capital.

Inaugurado en febrero de 2014, el museo nos quiere trasladar a un viaje por el fondo del mar, y de las paredes y el techo del museo cuelgan las réplicas a tamaño natural de varios cetáceos. Están hechos de plástico y acero, y entre las especies que podemos contemplar destacan la ballena beluga, la balleza azul, la ballena jorobada o las orcas. Junto a ellas, encontraremos diferentes especies de delfines, lo que aumenta la riqueza de la exposición del museo.

Debajo de cada uno de ellos encontramos un pequeño panel con información sobre la especie, sus características y algunas curiosidades que sorprenden a más de un visitante. Pero esto no es todo, lo mejor es que cada ejemplar está iluminado con una luz azul a la que le han dado el toque necesario para crear la sensación que realmente estamos bajo del mar. Este museo se creó especialmente para los turistas, y además pretende concienciar sobre la riqueza natural del Ártico.

Además de este museo, en Husavik llama la atención el Icelandic Phallological Museum, el museo del pene, con 300 ejemplares de genitales disecados de animales islandeses –no hay ninguno humano- o su espectacular iglesia. Es pequeñita, pero si ubicación frente al mar y su madera pintada de blanco, donde se reflejan las aguas marinas, la convierten en la más bella de islandia. Un callejón nos lleva desde la iglesia a lo alto de la colina donde está el Museo Safnahusid, dedicado a la historia natural y folklórica de la zona.

Más información: Guia de Islandia

Foto: MemoryCatcher

 

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado