Disfruta de experiencias únicas en Sudáfrica

, , Leave a comment

Sudafrica

Para los amantes de la naturaleza, Sudáfrica es uno de los lugares del mundo de visita obligada. A pesar de las desigualdades sociales que todavía existen en el país africano y de la inseguridad que, en ocasiones, éste puede entrañar para el viajero, es un destino tan rico y repleto de paisajes y experiencias singulares que es impensable pasarlo por alto. Y, si no, ¡mira qué maravillas te esperan en Sudáfrica…!

Si te gustan los animales, uno de los rincones más peculiares del país es el Safari Ostrich Park, en Oudtshoorn. Se trata del lugar del planeta donde verás a más avestruces en su hábitat natural, moviéndose en manadas de hasta 150 individuos bajo el sol africano. Si no te basta con contemplarlos, en el parque es posible cabalgar a lomos de una de las enormes aves no voladoras, una experiencia de la que podrás disfrutar en contados lugares del mundo.

En la costa meridional de Sudáfrica también tendrás ocasión de avistar a otros espectaculares animales: las ballenas. Y, al contrario que en otros países, para verlas no deberás subir a bordo de ninguna embarcación. La costa de la ciudad de Hermanus es el mejor punto del mundo para ver ballenas desde tierra firme. Visítala entre julio y noviembre y podrás avistar ejemplares de estas extraordinarias criaturas surcando las aguas. A pocos kilómetros, en la bahía de Bettys y Stony Point, podrás acercarte a los muelles para ver a cientos de pingüinos.

Aunque, en lo que a fauna salvaje se refiere, pocos lugares superan el encanto del Parque del Humedal de Isimangaliso, la primera inclusión sudafricana en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. En el parque se entrelazan ocho ecosistemas distintos, donde conviven animales como rinocerontes, ballenas y elefantes. Acércate a sus tres grandes lagos, como el Lago de Santa Lucía, y podrás ver de cerca la fauna y flora extraordinarias que habitan los bosques y estuarios. A veces, en las playas se deja ver algún que otro leopardo…

Para perderte entre naturaleza, también puedes optar por la aventura de subir a las montañas Drakensberg y contemplar, desde allí, el valle y las cascadas del río Tugela, un recorrido apto para todo tipo de viajeros. Y, para recuperar fuerzas, dirígete al bullicioso mercado de Hout Bay y degusta un delicioso bunny chow (pan relleno de curry, cordero y pollo).

Fuente: Huffington Post

 

Foto / Celso Flores

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado