Auroras boreales y ballenas en las Islas Lofoten

, , Leave a comment

Población en Austvågøy

Situadas por encima del círculo polar ártico, las Islas Lofoten, un archipiélago enclava a unos 1.300 kilómetros de la capital noruega, la ciudad de Oslo. Las maravillosas Islas Lofoten poseen un entorno natural única, con unos atractivos naturales magníficos, con pequeñas aldeas y lugares apartados para encontrarse con uno mismo. Los safaris de ballenas, las visitas en lancha para observar focas, águilas marinas y otras especies en su hábitat natural son uno de los principales atractivos de la zona, aunque no el único, y aporta unas experiencias fantásticas.

Está formado por cinco islas, Austvågøy, Vestvågøy, Moskenes, Flakstadøya y Gimsøya y comprenden el Parque nacional de Møysalen. Los cruceros son una forma muy interesante de conocer la costa de los fiordos noruegos, puede visitar esta selección de cruceros online para informarse. Un importante reclamo de la zona son las auroras boreales, y es que el archipiélago de Lofoten está considerado como uno de los lugares ideales para la visión de estos fenómenos naturales increíbles. Existe el ‘Polarlightcenter‘, un centro de información y estudio de las auroras boreales situado en Laukvik, a 90 kilómetros de las islas, y que puede ser un incentivo para investigar y aprender sobre estos maravillosos fenómenos.

En Borg, en la isla de Vestvågøy, se encuentra el Museo de los Vikingos, situado en un edificio que era la vivienda de uno de los jefes vikingos más poderosos de Noruega, descubierta por unos arqueólogos hace unos años. La casa se ha convertido en un museo viviente donde se exponen exposiciones con objetos y bártulos, reconstrucciones para comprender mejor sus actuaciones, animales domésticos, hallazgos en forma de mapas o utensilios, así como descripciones y explicaciones de la vida de los vikingos. Un importante acontecimiento sucede en invierno, es el Campeonato Mundial de Pesca de Bacalao, donde cientos de personas compiten para ver quien pesca el ejemplar más grande. Puede animarse a viajar y aunque no le piquen disfrutará de los paisajes como nunca antes.

Y hablando de bacalao, hay que probar la gastronomía. Uno de los patrimonios autóctonos más conocidos de Lofoten es el bacalao desecado o stockfish. Los ejemplares de bacalao se cuelgan y se dejan secar al viento durante todo el invierno y luego se sirve en un estofado o con guarnición de patata. Un autentico manjar que puede probar en el restaurante Børsen Spiseri en Svolvær, en la isla de Austvågøy. También, un importante atractivo turístico son las actividades deportivas al aire libre, en unos entornos maravillosos. El senderismo y el ciclismo de montaña son dos de las actividades más demandadas, las rutas a pie o en bici nos dirigen por los caminos más recónditos de las islas rodeados de paisaje verde de sus bosques, blanco de sus zonas heladas y azul intenso del profundo Mar de Noruega. Otra actividad interesante son los paseos en canoa, donde se descubre la naturaleza a ritmo pausado y lo más cerca posible de la fauna local, sin rehuirla por el ruido de motores, una experiencia inolvidable.

Fuente / visitnorway.com

Foto / Sberla

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado