Ascher Cliff y sus lujosas vistas

, , Leave a comment

montañas

Entre las montañas de los alpes suizos se encuentran multitud de sorpresas, pero una de las peculiaridades que presenta es este hotel al que sólo se puede acceder tras una ruta a través de las hermosas montañas. Lo imprescindible de este alojamiento es que cuenta con las preciosas vistas de los Alpes, a la vez que te permite disfrutar de la formación rocosa de Ebenalp. Aquí, los amantes del ‘hiking‘ tienen una de las aventuras más entrañables de sus calendarios. Se trata de uno de los 10 hoteles del mundo que no te puedes perder.

La ruta que se debe realizar para alcanzar uno de los rincones más codiciados de Suiza es calificada de exigente. Recorriendo desde la montaña de Wasserauen a la zona rocosa de Ebenalp, el camino te ofrece la posibilidad de disfrutar de un escenario pintoresco donde destacan diversos escenarios, como el lago de Seealpsee y el Säntis, la montaña más alta del macizo Alpenstein.

El complejo ha sido construido en forma espectacular al pie de un peñón de 100 m. de altura y se encuentra rodeado de un paisaje natural y un oxígeno puro, por lo que se convierte en un destino ideal para aquellos que huyen de las contaminadas y multitudinarias ciudades.

La excursión comienza en la estación de ferrocarril Wasserauen. Este transporte nos deja en Seealpsee, lugar donde comienza esta gran aventura protagonizada por un fuerte esfuerzo físico que se recompensará al final del trayecto con un menú de lujo en el restaurante del entrañable hotel.

Finalmente un paseo por el camino de roca propio al Ebenalp nos permitirá digerir tan copiosa comida. La vuelta supondrá un esfuerzo mucho menor, pues puedes utilizar el teleférico que recorre en pocos minutos el valle y que te permitirá observar de nuevo tan inolvidable paraíso.

Es importante saber que esta ruta está valorada en un nivel técnico medio, así que no te vengas a bajo si nunca te has enfrentado a tal reto. Apúntate a la aventura y disfruta de esta lujosa experiencia.

Vía: Megaricos, Aescher

Imagen: Gabriel García Marengo vía Flickr

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado